Empoderamiento de María Magdalena

María Magdalena es amor en acción. Pasó por los mismos procesos de sanación que
pasamos las mujeres de hoy. Y es una maestra ascendida.
En la historia fue mencionada como una discípula de Yeshua. Hoy, sabemos que además
de ser su más importante discípula era su compañera y esposa.
Venerada por diversas religiones. Es considerada Santa por la iglesia católica y su
celebración es el 22 de Julio.

Es la imagen podemos ver que tiene una mano en el corazón, y la otra con una flor lo
que da indicio claramente de la energía femenina. Tiene una flor en relación al útero,
vientre sagrado. El poder femenino. Ella es símbolo del empoderamiento femenino y
representa la Diosa interna. Nos ayuda a trabajar nuestro aspecto femenino, tanto en
hombres como mujeres. Y a pasar procesos en los que necesitamos priorizarnos, dejar
la sumisión, no dar más importancia a las palabras de los demás que al propio sentir, y
nos ayuda a sanar situaciones en que sentimos culpa por cualquier motivo.

¿Quién es María Magdalena?:
María Magdalena es una Maestra Ascendida, conocida por el tiempo que pasó con Jesús hace 2.000 años. Hoy, forma parte de la gran emanación de Luz a la tierra. Trae energía al Empoderamiento Divino Femenino de las vidas de todos los hombres y mujeres para ayudar a abrir sus corazones con el fin de recibir la plenitud del Amor Materno. Irradia la Llama de la Esperanza para todos. Es un aspecto de la Gran Madre cósmica, madre divina.
Fue sacerdotisa de Isis. Para los antiguos egipcios, su Diosa más amada, la Madre Divina, Isis, era el alma de la estrella Sirio y veían a Sirius como una manifestación cósmica de Ella.
La imagen de la Gran Diosa Isis, y la de María Magdalena, pueden aparecer a simple vista, como totalmente «desconectadas». Los dos aspectos de la función femenina, la «estática» o de Madre, y la «alquímica» o como Amante, están unidos en la Gran Diosa Primordial. En sus dos roles, como Madre y Amante, la esencia de lo femenino está directamente relacionada con la sexualidad. El poder femenino se expresa a través de la fertilidad y fecundidad, de cuerpo y espíritu, que tiene sus raíces en la ciclicidad lunar femenina, unida a los ciclos estacionales de la naturaleza.
Aunque esta figura de la Gran Diosa fue duramente reprimida por la Iglesia cristiana, un arquetipo nunca puede ser destruido por completo. Ella ha vuelto a surgir en diversas formas en toda la historia del cristianismo, pero sobre todo en la figura de María. Sin embargo, el símbolo de «María», como representante de la divinidad femenina en el cristianismo se dividió en dos imágenes opuestas: la Virgen María y María Magdalena.
Vista como una «segunda Eva,» María supera el pecado original, de la Eva del Génesis, que llegó a ser interpretado por los padres de la Iglesia como el sexo. Por lo tanto, la humilde y pura figura, de la siempre Virgen María se convirtió en el reflejo de la divinidad femenina sin sexualidad. Y el pecado recayó en María Magdalena, retratada con abundante cabellera rojiza, y prendas rojas, como las sacerdotisas de Inanna, Astarté o Ishtar, quienes reverenciaban a la Diosa del Amor.
Por más de 1400 años, la falsa imagen de una «prostituta arrepentida» dominó el discurso oficial de la iglesia.
María Magdalena nos trae a la Diosa, para que podamos sanar las heridas de siglos de escisión entre los arquetipos de «Madre o Prostituta». Nos acompaña para llevar a cabo el trabajo de convertirnos en mujeres plenas, adultas, integrando las fragmentaciones que provocó el patriarcado, para que seamos capaces de atender nuestra propia nutrición y ser nutricias para los otros, desde una nueva concepción de los arquetipos femeninos.

Tal vez al elegir la fecha 22 de julio para su «cumpleaños celestial», el día en que la estrella Sirio asciende desde el horizonte, el cristianismo proclamó a María Magdalena Reina del Cielo y sucesora de Isis. Así como Isis era el canal posibilitador de la resurrección de su esposo Osiris, María Magdalena era el vehículo de la resurrección de Cristo. Portadora del Santo Grial. No es casualidad la elección de esta fecha… es otro signo de que María Magdalena es un aspecto de la Gran Diosa, como Mujer, como Sacerdotisa. Y a través del Grial, nos acerca al Caldero del Renacimiento.

Maestra Ascendida Lady Nada
La Maestra Ascendida Nada trabaja con Jesús. Es la conductora (Chohan) del sexto rayo rojo rubí-dorado. Este es el rayo de la entrega incondicional, de la comprensión y el idealismo. Lady Nada vivió en la Atlántida, bailaba en los templos en honor a las diferentes estaciones del año, y para alabar la belleza y grandiosidad de la Tierra y de todos los seres que pertenecen a ella y cuyo origen es divino. Otra reencarnación de Lady Nada es María Magdalena.

Acerca del empoderamiento

Este empoderamiento fue recibido en el año 2017 por vanesa Iglesias.

Para realizar la meditación de conexión debemos buscar un lugar tranquilo en el que podamos estar cómodos y sin ser molestados por algunos minutos. A la hora de realizar la meditación de conexión debes estar tranquila y al repetir las afirmaciones debes hacerlo hasta que las sientas en el centro del corazón y creas en ello. Apagá tu celular, desconecta el teléfono. Podes prender unas velitas, colocar aromaterapia o simplemente sentarte en un lugar cómodo y cerrar los ojos.
Busca estar en una posición cómoda para no tener que realizar demasiados movimientos más adelante.
Comenzá a conectar con tu respiración. Inhalando y exhalando de manera lenta, suave y constante. Conectando con el aire que ingresa por tus fosas nasales, recorre todo tu aparato respiratorio y visualizando como llega a cada una de tus células, revitalizandolas y nutriéndolas. Y seguí conectando con tu respiración y relajándote más y más. Si surge algún pensamiento dejas que pase, no te involucras, no te comprometes y volvés a conectarte con tu respiración.
Cuando sientas que tu cuerpo físico se encuentra relajado y tu mente aquietada elevas los brazos al cielo y pedís asistencia a tus maestros y guías. Te tomas unas respiraciones y pedís la asistencia de la Maestra Ascendida María Magdalena. Pedís que te acompañe y asista. Te tomas unas respiraciones y comenzás a sentir la energía en tus manos.

Cuando te sentís lista las llevas a tu corazón diciendo:

  • Esta es la energía de la gran María Magdalena. Ella me brinda amor incondicional para que pueda ser fuerte, decidida/o y empoderada/o (Lo repetís las veces que necesites hacerlo. Lo sugerido son 3 veces cada oración).
  • Y seguís diciendo: Seré decidida/o. Importa lo que yo siento. Conozco mi esencia, la acepto y respeto. (Lo repetís las veces que necesites)
  • Cuando doy mayor importancia a lo que otros digan me desconecto de mi ser, mi esencia. Jamás lo permitiré. (Lo repetís las veces que lo necesites)

Me quedo sintiendo la energía, mi chakra cardiaco y observando sensaciones o mensajes que estoy recibiendo. Cuando la energía baje doy gracias a mis maestros y guias y especialmente a la santa María magdalena.

Lentamente, vas conectando con tu respiración inhalando y exhalando lentamente. Llevas tus manos a las rodillas y conectas con el momento presente. Realizas los movimientos que consideres necesarios y despacito vas abriendo los ojos.

Mensaje de María Magdalena: El momento ha llegado. Hoy, el renacer de cada uno está sucediendo. Cada ser posee en su interior la llama del amor incondicional. Cada uno ha venido a manifestarla. Debes invocar a tu propio ser para sentirlo, sin necesidad de depositar la confianza en otro. Tu puedes sacar lo mejor de ti. Confía en ello….

María Magdalena

Podés transmitir este empoderamiento a quien creas que lo necesite. Te pido que respetes el contenido, manteniéndolo intacto. Con la condición de que se respete el autor y la fuente.
Debe distribuirse de manera gratuita, a modo de obsequio.

Luz a tu ser,

Vanesa Iglesias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *