Vagina

Nuestra VAGINA…

Nuestra vagina es un poderoso canal por el cual la energía de la Madre Tierra entra en nuestro cuerpo, uniendo el mundo externo que nos rodea con las profundidades de nuestro universo uterino.
A través de nuestra vagina podemos conectarnos con la Madre Tierra y recibir así su nutricia energía, su poderosa fuerza ancestral, su milenaria sabiduría.
Para esto te propongo realizar una meditación de conexión, Esta bella meditación fue creada por Germana Martin.

Buscá un lugar tranquilo y un momento del día donde nadie te interrumpa. Usá una falda que te resulte cómoda, y si es posible no te pongas ropa interior.
Sentate en el suelo con las piernas cruzadas o en una postura cómoda que permita el contacto de tu vagina. (Si podés hacerlo sobre la propia tierra aún mejor) Si no es posible hacerlo en un espacio natural podés hacerlo dentro de tu hogar.

1- ya sentada, permite que tu vulva esté en contacto con el suelo. Relaja tu cuerpo, recorriendo mentalmente cada parte y soltando con la respiración.
2- apoya tus manos sobre el abdomen, debajo de tu ombligo
3- inspira por nariz, permitiendo que tu vientre se infle y luego exhala soltando todo el aire.
4- repite esta respiración 9 veces.
5- ahora, inhala y lleva la conciencia a tu vagina, sintiendo que respiras la energía de la Madre Tierra. Exhala lentamente.
6- inhala y siente que respiras la poderosa fuerza de la Naturaleza. Exhala suavemente. Inhala y siente como la energía de la Madre Tierra se despliega por tu cuerpo y te inunda con su energía vital.
7- inhala y sientete conectada con la vida. Siente como tu vagina es la puerta de entrada para la luz del mundo exterior. Exhala lentamente.
8- Inhala y siente como se limpian tus temores, tus dolores y se ilumina cada rincón de oscuridad.
9- inhala y permite recuperar el vínculo sagrado que te une con todas las mujeres y con la Madre Tierra. Exhala suavemente.
10- respirando naturalmente, agradece interiormente a la Madre Tierra por todas sus bendiciones, por toda la fuerza y el amor que te ha brindado.
11- para finalizar, relájate aún más y descansa recostada el tiempo que necesites.

Imagen tomada de pinterest

Meditación de Germana Martin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *