Buscando tu Diosa Interior

 La conexión con nuestro útero. (Pequeña parte del taller Buscando tu diosa Interior de Vane iglesias)

Desde hace mucho tiempo las mujeres vivimos sin conciencia de nuestro útero y del poder que este encierra.

Sin embargo en otras épocas, antes de la instauración del patriarcado esto no era así.

Antes, las mujeres estábamos muy vinculadas a la naturaleza y sus ciclos. Nos reconocíamos y aceptábamos nuestro poder. Ahora, muchas mujeres no reconocen su Diosa Interior y viven y hasta mueren sin reconocerla. Desconociendo su gran poder.

Con la invasión de los pueblos indoeuropeos, a partir del 4500 AC la cultura matriarcal fue arrasada perdiendo así, la valoración de vulva, útero y pechos como sagrados, fuente y sostén de vida. Es así que la mujer pasa a sufrir una represión en todos los aspectos y es obligada a ocultar su sabiduría natural y su instinto, bloqueándolo poco a poco.

Las mujeres nos encontramos conectadas al ciclo lunar a través de nuestro útero y de los vaivenes de su sangre. Reconocer que nuestro útero palpita y se mueve es fuente de placer y creación y brinda la capacidad de absoluto goce y fecundidad.

EL útero o matriz, en un órgano que forma parte del aparato reproductor femenino. Es una pequeña bolsa alojada en la pelvis, entre la vejiga y el recto, en un punto medio entre pubis y ombligo. Para ubicarlo podemos formar un triangulo uniendo pulgares e índices de ambas manos y colocando los pulgares 5 cm por debajo del ombligo y apoyándolos delante del cuerpo. Dentro de ese triangulo se encuentra nuestro útero. Tiene forma de pera invertida y mide aproximadamente 7- 8 cm de largo y 5 cm de ancho. Está formado por paredes musculares gruesas y se encuentra conectado por la trompas uterinas de Falopio a los ovarios y conectado a la vagina a través del cérvix o cuello uterino. Todo el aparato femenino cumple múltiples funciones, liberación hormonal y cobijo de una nueva vida entre muchisimas otras.

El corazón de nuestra Diosa es un importante centro energético que tiene capacidad de procesar lo que ha captado a través de los sonidos e interpretarlo sin la intervención de la mente, siendo un conocimiento más intuitivo y visceral, esa es la esencia de nuestro interior.

El útero está íntimamente conectado al ciclo lunar en todas sus fases: Preovulatoria, ovulatoria, premenstrual y menstrual y en la gestación (Donde el ciclo de ve interrumpido). El ciclo altera profundamente la energía que se moviliza en el útero y esto influye a nivel físico, emocional y espiritual en nuestra vida. Nos brinda la capacidad de percibir la energía que nos rodea e intuir lo que acontece en nuestro interior y en todo el universo. Aunque la mujer entre en menopausia o incluso cuando no se presente el útero físicamente su energía uterina siempre está presente.

EL desafío de las mujeres de hoy es despertar la conciencia de nuestro útero como una gran fuente de poder, de voluntad, de fuerza creativa y sanadora que nos perteneces desde siempre pues atesora la sabiduría ancestral en su pura esencia.

Ejercicio para conectar con nuestro útero

Acostada boca arriba, podes doblar las piernas o no. Cierra los ojos. Comenza a respirar profundamente y dale la orden a tu cuerpo de aflojar con cada exhalación. Hace esto unas cuatro o cinco veces. Después llevá toda tu atención a los labios menores en la entrada de la vagina. Comenzá a apretar ligeramente los músculos de la entrada de la vagina y mentalmente da la orden de ir subiendo la contracción muscular por la vagina hasta el cuello del útero. Y seguí visualizando tus músculos que se contraen. Cuando llegues al útero (está hecho de masa muscular) notarás algo de placer y un ligero calor. Quédate con esta sensación.

Repetí el ejercicio hasta que puedas «notar» todo el útero.

El objetivo este taller es conectar con nuestra diosa interior, reconociendo nuestra fuente de poder. Además de reconocer que tenemos una gran capacidad creadora que debemos trabajar y fortalecer.

La conexión con tu Diosa, una manera de vivir la vida.

No pretendo brindar consejos o instrucciones, solo quiero compartir con vos algunos puntos que empleados en forma diaria, sin duda nos permitirán conectar con nuestro ser. Con nuestra Diosa.

  • Escuchate: Es importante la Meditación. Cuando das lugar a lo que dice tu interior, estas escuchando a tu ser interno, tu poder, tu Diosa.

Pasa tiempo en silencio, a solas. Puede ser una caminata, unos minutos de respiración consciente, una clase de yoga. Tomate la costumbre de tomarte unos minutos al día y luego lo vas incrementando. No poniendo expectativas ni frustraciones. Todo se irá acomodando. Si no tenés tiempo, pero logras todos los días tener la constancia todo irá fluyendo. Y notaras el cambio inmediatamente.

  • Priorizate, Mimate: Escucha tus necesidades y dales la misma importancia que la de los demás.

Cuando mas recibimos, mas capacidad de dar tendemos. No es egoísta pensar en nosotras mismas. Es amarnos. Y si vos tenés amor, podes brindarlo a otros.

Si no te brindas tu propias necesidades buscarás que otros las cubran y dependerás siempre de las actitudes de otros y eso no te coloca en una postura de Diosa, sino todo lo contrario.

  • Cuidate: Tanto externa como internamente, y disfruta haciéndolo.

Alimentate de la mejor manera posible. Controla lo que ingresa a tu cuerpo. Todo es energía.

Hace ejercicio. Yoga, caminata, baile. Todo es valido y hermoso.

Evalúa si alguna relación te hace sufrir. Observa que te muestra esa relación, que debes sacar para tu evolución y agradecelo.

Medita. Fortalece el dialogo interno.

Trabaja con afirmaciones.

Presta atención como te tratas a vos misma y cuáles son tus pensamientos.

Entra en contacto con la naturaleza, y viví en gratitud.

  • Sigue tu intuición: Las diosas confían en su instinto, confían en los mensajes de su corazón.

No temas a tu sabiduría interna. Todos la tenemos, la diferencia está en quien las escucha y confía y quién no.

  • Conecta con otras Diosas: Comparte el camino con otras mujeres, amigas, terapeutas, hermanas.

Las mujeres de tu familia sanaran junto a vos heridas de tu linaje.

Agradece las pruebas que van surgiendo en tu vida, y empodérate cada vez más.

Cuando una mujer despierta, despiertan todas.

En el camino, te abrazo y te agradezco el estar para crecer juntas…

Ph: Vane Iglesias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *